122 casos de hepatitis A reportados en condado Gaston

CONDADO GASTON, Carolina del Norte — Líderes de salud en el condado de Gaston dicen estar luchando contra un brote de hepatitis A.

Los funcionarios han reportado 122 casos e inicialmente dijeron que estaban vinculados a dos brotes relacionados con restaurantes. El viernes, sin embargo, el director de comunicaciones del condado aclaró que ningún restaurante tuvo un brote y envió la siguiente declaración:

“Hemos tenido dos casos de personas que dieron positivo por hepatitis A, cuyas tareas laborales incluían el contacto con alimentos. Estos casos no estaban relacionados y ocurrieron de forma aislada, pero investigamos cuidadosamente estos casos debido a la posible propagación a través de alimentos contaminados.

A través de nuestra investigación, no identificamos contactos en el lugar de trabajo y, según las definiciones estatales, consideramos que este riesgo es muy bajo debido a las medidas de protección que se están tomando en el lugar de trabajo y la ausencia de síntomas en el trabajo. Es por eso que no hubo una notificación pública a diferencia de casos/situaciones anteriores en los que estábamos preocupados por posibles exposiciones públicas y alertamos al público para que nos ayudara con nuestro rastreo de contactos.

Ninguno de estos individuos trabajaba en un restaurante. Si tuviéramos un brote en un restaurante, el departamento de Salud Pública notificaría al público sobre las fechas en las que podría haber habido una posible exposición. Nos disculpamos por cualquier confusión.”

Los líderes de salud dijeron que estos números de casos son notablemente altos, considerando que entre 2018 y 2020 solo se informaron 33 casos en total.

El brote comenzó en personas de alto riesgo, como las que consumen drogas, pero ahora los funcionarios de salud dijeron que lo están viendo en todo el condado, no solo en los grupos de alto riesgo.

La infección del hígado, altamente contagiosa, se puede prevenir con una vacuna. Como los médicos no empezaron a recomendarla hasta mediados de la década de 1990, los funcionarios dijeron que la gente no debería asumir que ya tiene una. Aconsejan a las personas que consulten con su médico.

Lavarse las manos también es clave. La hepatitis A se contagia cuando las heces de una persona contaminan accidentalmente los alimentos o el agua. Los funcionarios de salud piensan que a medida que los lugares se apresuran a volver a la normalidad, la gente no se lava las manos correctamente.

Algunos síntomas comunes de la hepatitis A incluyen fiebre, fatiga, orina oscura e ictericia, que es la coloración amarillenta de la piel o los ojos.