• Central de la Nacional se prepara para tensa segunda mitad

    By: Por WILL GRAVES, Associated Press

    Updated:
    PITTSBURGH (AP) - Joe Maddon no permitió que un inusual tiempo libre creado por una inusual expulsión se convirtiera en tiempo perdido.

    Poco después de ser echado por el umpire de plato Joe West el 4 de julio en un arranque en el que el manager de los Cachorro de Chicago parecía listo para arremeter contra cualquiera que proviniera del dugout de Pittsburgh, tras quejarse de los lanzamientos de los pitchers de los Piratas hacia sus bateadores, Maddon se retiró a la oficina asignada al manager del equipo visitante en el PNC Park. Abrió una botella de vino, encendió el televisor y observó a su irregular plantel dar los toques finales a una victoria de 11-3 que evitó una barrida de cuatro encuentros.

    La medida de un veterano. Las oportunidades para relajarse serán pocas durante el siguiente periodo de más de dos meses en la división más competitiva de las ligas mayores.

    La División Central de la Liga Nacional llega a la segunda mitad de la temporada con una separación entre el primero y el último lugar, Cachorros y Rojos respectivamente, de tan solo 4,5 juegos, una situación atípica en una campaña que en su mayoría ha resultado aburrida al contar a cinco divisiones que llegaron al receso del Juego de Estrellas con una brecha de al menos 5,5 partidos entre el líder y su rival más cercano.

    No hay favoritos en la Central de la Nacional. Tampoco hay margen para relajarse, algo que Maddon veía venir desde hace mucho.

    “Por los últimos dos años he estado hablando sobre cómo han ido mejorando los equipos de nuestra división”, dijo el manager de 65 años. “No va a desaparecer. Va a ser realmente difícil separarse, especialmente ante el hecho de que todos están apretando en este momento. La segunda mitad va a ser muy similar a lo que se vio en la primera”.

    Eso es exactamente lo que los Rojos tuvieron en mente al rearmarse en el invierno en un intento por salir de un bache de cuatro temporadas seguidas de al menos 90 derrotas. Cincinnati mejoró su rotación de abridores en el periodo entre temporadas, agregó poder al bate al sumar al jardinero cubano Yaisel Puig proveniente de los Dodgers de Los Ángeles y se recuperaron de un flojo inicio de 1-8 para acortar distancia en una división que no ha dado tregua.

    “Estamos en la pelea”, destacó el segunda base de los Rojos, Scooter Gennett. “Está muy cerrado, muy apretado. Hay tiempo de sobra para tener una buena racha”.

    Quizá, pero para ello será necesario que un equipo de la Central halle la manera de ser mejor que los otros cuatro de manera constante. Eso no ocurrió en la primera mitad.

    Milwaukee es el único equipo de la división con un récord ganador en duelos divisionales (24-18) pero aun así no ha podido crear una separación.

    “No me siento cómodo por el hecho de que hemos sido irregulares”, declaró el manager de los Cerveceros, Craig Counsell. “En la división ni nosotros ni nadie ha podido separarse. Alguien lo hará. Es casi seguro que algún equipo va a empezar a jugar realmente bien. Nadie ha cavado su propia tumba, y pienso que sin duda todos los equipos de nuestra división se sienten bien al respecto”.

    Después de todo, cualquiera de los cinco equipos podría hacerse de la cima divisional con tan solo una buena racha de una semana. No es así para la División Oeste de la Nacional _donde los Dodgers se han despegado para tomar una ventaja de 13,5 juegos_ ni para la Este de la Nacional _en la que el joven plantel de Atlanta ha dado a los Bravos un cómodo colchón de seis juegos sobre los Nacionales de Washington.

    Los resistentes Piratas llegaron a la pausa por el Juego de Estrellas apenas 2,5 partidos debajo de los Cachorros pese a que el 80% de su rotación de abridores ha estado en la lista de lesionados en algún momento de la temporada. La gran campaña que vive el primera base Josh Bell les ha sido de ayuda. Lo mismo que el impacto del jardinero Bryan Reynolds y del jugador de cuadro Kevin Newman, ambos novatos.

    “Sentimos que estamos para dar pelea”, afirmó Bell. “Estamos listos. Me gusta el plantel que tenemos. Confiamos en que estaremos festejando al final de la temporada”.

    Next Up: