• Con Vidal en duda, Chile va por más ante un Ecuador tocado

    Updated:
    SALVADOR, Brasil (AP) - Reinaldo Rueda le tuvo fe a Alexis Sánchez y la apuesta le salió bien al técnico colombiano de Chile.

    Muy cuestionado por los mediocres resultados de la selección en el año y medio a su cargo, Rueda encontró en el “Niño Maravilla” - en duda por una lesión - uno de los factores determinantes en el brillante estreno del bicampeón en la Copa América al golear 4-0 a Japón.

    Chile quiere seguir en alza y llegaba viento en popa a medirse el viernes ante Ecuador hasta que este jueves se encendió la alarma por Arturo Vidal, que no se recuperó de una dolencia en el muslo izquierdo y podría perderse el partido.

    Su adversario en el Grupo C es la otra cara de la moneda: la debacle 4-0 ante Uruguay desató muchas críticas hacia su entrenador Hernán Darío Gómez.

    La cita en la Arena Fonte Nova de Salvador será una pulseada de técnicos colombianos, con Rueda teniendo la experiencia de haber dirigido a Ecuador en la Copa del Mundo de Brasil 2014.

    Tras el triunfo ante Japón, Rueda habló con alivio de que Chile supo lidiar con lo que definió como el “síndrome del campeón”, aludiendo a que los defensores del título suelen pasar apuros al comenzar su marcha.

    No fue lo ocurrió el lunes pasado en el Morumbí de Sao Paulo. Los campeones de las ediciones de 2015 y 2016 derrocharon pegada, solvencia y personalidad para superar a un rival muy juvenil.

    Rueda quiso ser prudente al afirmar que “ni ahora somos el ‘Dream Team’ ni antes éramos el desastre”.

    Para lo que se sigue cuenta con no perder la línea positiva ofrecida por el olfato goleador de Eduardo Vargas, otro partido a todo pulmón de Vidal en el mediocampo y el aporte de Sánchez.

    Rueda confirmó el jueves que su idea era repetir el equipo del debut, pero como Vidal no se entrenó aguardará por él hasta el mismo día del partido.

    Dueño de un sinfín de récords de la Roja, Sánchez anotó un gol de cabeza y dio la asistencia para un doblete de Vargas. Su presencia en el campo fue una gran noticia para Chile, dado que al inicio del certamen se temía que no jugaría por una lesión del tobillo derecho.

    Sánchez, el jugador con más goles (42), asistencias (36) y actuaciones (125) con la selección, llegó al torneo en busca de redimirse tras una decepcionante temporada con el Manchester United. El delantero de 30 años apenas firmó un gol en 20 partidos con el club de la Liga Premier inglesa, mayormente como suplente.

    “Tuve un mes o mes y medio afuera por el tobillo y por cosas que nunca habían pasado, no me lo explico”, dijo Sánchez. “La familia como siempre estuvo ahí, después llegué a la selección y me cuidaron mucho”.

    Todo apuntaba que iba a ser suplente ante Japón, pero fue de la partida. Al dar un análisis de su actuación, Sánchez mencionó que los primeros 45 minutos le costaron: “Tenía un ahogo, pero en el segundo tiempo mejoré”.

    “Alexis necesitaba el gol”, añadió Vidal, el otro estandarte de la llamada “generación dorada” chilena.

    Una nueva victoria pondría a Chile en los cuartos de final. Le toca medirse frente a un oponente al cual ha vencido en 12 de 14 partidos por la Copa América, con la última derrota remontándose a 1997.

    Ecuador no llega bien, cuestionándose la continuidad del “Bolillo” Gómez, el entrenador con el que acudieron a su primera Copa del Mundo en Corea-Japón 2002. El colombiano tomó las riendas en agosto del año pasado luego de dirigir a Panamá en el Mundial de Rusia.

    En su segundo ciclo con la selección ecuatoriana, Gómez quiere renovar al equipo para afrontar las eliminatorias para la Copa del Mundo de Qatar 2022.

    Sin embargo, se le ha recriminado el estilo defensivo del equipo y varios comentarios en los que restó importancia a la Copa América.

    Luego de la goleada ante Uruguay, tuvo que defenderse de las críticas.

    “Tenía opciones de ir a otros lados, vine aquí porque es mi casa”, espetó a los periodistas tras un entrenamiento. “¿Por qué me van a echar la culpa a mí de todo? A mí no me trajeron aquí diciéndome que si nos va mal en la Copa América yo me tendría que ir; si fuera así yo no vengo”.

    “Ecuador ha competido en tres Mundiales, ustedes deben bajarse de la nube y no informar mal a la gente”, añadió. “Se hizo un Mundial excelente con Luis Fernando Suárez al mando de Ecuador. Nosotros hicimos uno digno y Reinaldo Rueda también uno digno, donde no hubo goleadas en contra ni problemas”.

    Justo esa es la obligación para Gómez ahora: un resultado digno.

    ___

    Más de la cobertura de Deportes de AP en https://apnews.com/apf-Deportes

    Next Up: