• China condena el vandalismo contra su oficina en Hong Kong

    By: Por NADIA LAM

    Updated:
    HONG KONG (AP) - China criticó duramente el lunes la protesta del fin de semana en Hong Kong en la que manifestantes lanzaron huevos y pintaron mensajes en el exterior de su oficina, acusando a los descontentos de violencia, pero no mencionó un ataque violento contra civiles y activistas ocurrido esa misma noche.

    Un grupo de manifestantes atacó el domingo la oficina de enlace con el gobierno chino en Hong Kong después de que más de 100.000 personas marcharan por la ciudad para reclamar reformas democráticas y una investigación sobre el uso de la fuerza por parte de la policía para dispersar protestas anteriores.

    Las acciones de los manifestantes fueron "intolerables", según indicó el diario oficial People's Daily en un editorial de portada.

    Más tarde el domingo, varios manifestantes que intentaban volver a casa fueron atacados en una estación de metro por agresores que parecían buscar específicamente a manifestantes a favor de la democracia. Al menos 45 personas resultaron heridas, 15 de las cuales seguían hospitalizadas el lunes por la tarde. Un hombre estaba crítico, según la Autoridad Hospitalaria.

    La jefa del gobierno hongkonés, Carrie Lam, tachó de "infundadas" las acusaciones de que la policía había colaborado con los agresores.

    La oficina de un legislador proBeijing fue rodeada el lunes y vandalizada por unas 100 personas que le acusaban de saludar a los atacantes el día anterior. Los manifestantes escribieron memos y los pegaron en la oficina del legislador Junius Ho, dañando los paneles de vidrio de la entrada y destruyendo una cámara de seguridad. Al parecer no había nadie en la oficina.

    En un enfrentamiento aparte, el domingo por la noche, otras 14 personas resultaron heridas cuando la policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a la gente en el centro de la ciudad. La policía dijo en medios sociales que los asistentes les habían lanzado ladrillos y bombas incendiarias, y que atacaron la comisaría central.

    El ataque a la oficina de enlace tocó una fibra sensible en China. El emblema nacional chino, colocado ante el edificio, quedó manchado con tinta negra. Fue sustituido por uno nuevo en cuestión de horas.

    "Estos actos desafían abiertamente la autoridad del gobierno central y tocan el fondo del principio de un país, dos sistemas" dijo el domingo la oficina del Asuntos de Hong Kong y Macao en un comunicado.

    Lam repitió el mismo comunicado a reporteros el lunes, agregando que el vandalismo "hiere los sentimientos del país".

    El concepto de "un país, dos sistemas", según el cual se devolvió a China la ex colonia británica en 1997, permite a Hong Kong mantener un cierto grado de autonomía en asuntos locales. Los manifestantes temen que el gobierno proBeijing en Hong Kong esté erosionando sus derechos y libertades.

    Un grupo de legisladores proChina celebró una conferencia de prensa el lunes pidiendo el fin de la violencia, y afirmaron que es un golpe a la reputación de Hong Kong, además de asustar a turistas e inversionistas.

    La creciente crisis ha alimentado el temor a que el Ejército chino de Liberación Popular pueda intervenir.

    Next Up: