Cooper sugiere a negocios verificar estado de vacunación de empleados

RALEIGH, Carolina del Norte — Según los funcionarios, el 80% de los condados de Carolina del Norte tienen una alta tasa de propagación del COVID-19.

“Hasta que más personas reciban la vacuna, seguiremos viviendo con la amenaza muy real de una enfermedad grave y continuaremos viendo variantes más peligrosas y contagiosas como la Delta”, dijo Cooper.

El anuncio llegó un día antes de que expirara el mandato estatal sobre cubrebocas.

Han pasado muchas cosas desde que el gobernador dijo que no ampliaría la orden de cubrebocas la semana pasada. El martes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades modificaron su recomendación anterior y ahora piden que todas las personas, incluidas las completamente vacunadas, usen cubrebocas en interiores en zonas del país donde la transmisión es alta.

También instan a los estadounidenses a usar cubrebocas en las escuelas, independientemente del estado de vacunación.

De acuerdo con los CDC, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte ahora recomienda que todos los estudiantes de las escuelas K-12 usen cubrebocas. Una guía anterior decía que los estudiantes de K-8 deben usarlo, así como los estudiantes de 9-12 no vacunados.

El NCDHHS actualizó su guía alentando a las empresas del sector privado a, como mínimo, verificar el estado de vacunación de sus trabajadores.

Las recomendaciones incluyen exigir a los trabajadores que verifiquen que estén completamente vacunados o que usen cubrebocas y se sometan a pruebas de detección de síntomas semanalmente. Estas medidas también incluyen la recomendación de cubrebocas para los trabajadores y los invitados completamente vacunados en interiores cuando haya otras personas presentes.

Cooper también anunció el jueves una orden ejecutiva que ordena a las agencias del gabinete del gobierno estatal que verifiquen si sus empleados están vacunados. Según la orden, los empleados no vacunados deberán hacerse la prueba al menos una vez a la semana y se les pedirá que usen cubrebocas.

Según Cooper, esta orden ejecutiva afecta a unos 50,000 empleados estatales.