• EEUU: En la mira legisladores en juntas directivas de firmas

    By: Por RICHARD LARDNER, Associated Press

    Updated:
    WASHINGTON (AP) - La acusación de uso indebido de información privilegiada que pesa sobre el representante Chris Collins ha enfocado la atención en el hecho de que los legisladores de Estados Unidos pueden integrar juntas directivas y comprar o vender acciones de compañías que podrían beneficiarse de sus decisiones políticas.

    Collins, un republicano de Nueva York, negó haber cometido irregularidad alguna en relación con su papel en Innate Immunotherapeutic Limited, una empresa biotecnológica de Sydney, Australia. Era el principal accionista de Innate, con un 17% de las acciones. E integraba la junta de directores, lo que no es ilegal. Pero es una conexión que puede generar conflictos de interés.

    Los miembros del Congreso no tienen prohibido integrar los directorios de empresas siempre y cuando no sean compensados por ello.

    La idea es dejar el camino despejado para que los legisladores puedan integrar directorios de organizaciones caritativas o filantrópicas, según Craig Holman, de la agrupación no partidista Public Citizen.

    Holman, quien impulsa en Washington medidas más estrictas en el plano ético y en el mundo del cabildeo, destacó que los legisladores a menudo se enteran de información privilegiada antes de que se haga pública. Ello hace que la difusión de información privilegiada sea algo “muy prevalente”, señaló.

    “Mi oficina quedó anonadada” por la situación de Collins, dijo Holman. “¿Realmente pueden sentarse en una junta directiva?”.

    La abogada especializada en asuntos éticos del gobierno Kathleen Clark dijo que otro aspecto problemático de permitir que los legisladores integren juntas de empresas es que pueden desarrollar un sentido de lealtad hacia la firma, que los impulsa a compartir con la empresa información conseguida en los pasillos del Congreso.

    Clark, profesora de leyes en la Universidad de Washington, en San Luis, también cuestiona la noción de que servir en una organización no comercial es algo inherentemente altruista, que no puede generar conflictos de interés. Incluso las organizaciones sin fines de lucro están interesadas en que se aprueben determinadas legislaciones, señaló.

    Stan Brand, consejero del estudio de abogados de Washington Akin Gump y ex consejero general de la cámara baja, dice que el que los legisladores integren juntas directivas de empresas es irrelevante, que lo que cuenta es lo que hacen con la información privilegiada.

    Para él, más alarmante es las potenciales distracciones que puede generar el ser miembro de un directorio de empresa.

    “Ser legislador es un trabajo a tiempo completo”, declaró.

    Dos representantes, la demócrata Kahtleen Rice y el republicano Tom Reed, dijeron el jueves que presentarán un proyecto de ley actualizando las reglas de la cámara baja para impedir que sus miembros integren directorios de empresas.

    “El público jamás debería tener razones para pensar que sus representantes pueden ser corruptos o estar incriminados (en algo ilegal) porque tienen acciones o desempeñan alguna posición en una empresa privada”, manifestaron Rice y Reed en un comunicado conjunto.

    Es difícil determinar cuántos legisladores integran directorios de empresas. Si bien presentan informes de sus finanzas todos los años, no hay un banco de datos que tenga esa información disponible.

    Collins, miembro de la Comisión de Energía y Comercio de la cámara baja, fue detenido el miércoles y acusado de conspiración, de fraude y de hacer declaraciones falsas al FBI.

    Los fiscales dicen que Collins, durante un picnic en la Casa Blanca, recibió un correo electrónico del CEO de Innate el año pasado en el que le informaba que los experimentos con una droga que estaban ensayando para tratar la esclerosis múltiple no habían sido buenos. Collins le pasó el dato a su hijo, quien vendió sus acciones en la empresa antes de que la información se hiciese pública. Varias otras personas se habrían beneficiado también de esa información privilegiada.

    Una ley estipula que los legisladores no pueden “transferir acciones a partir de información que no ha sido hecha pública, obtenida en el Capitolio”.

    Public Citizen preparó un banco de datos sobre la actividad de los senadores en la bolsa tres años antes de que se aprobase esa ley en el 2012 y tres años después. Comprobó que “muchos senadores siguen activos en la bolsa de valores y a menudo venden acciones de firmas que pueden ser afectadas por sus decisiones políticas”.

    ___

    Richard Lardner está en http://twitter.com/rplardner

    Next Up: