• Protestas en Líbano ganan fuerza e ingresan a cuarto día

    By: Por BASSEM MROUE, Associated Press

    Updated:
    BEIRUT (AP) - Decenas de miles de manifestantes de todas las edades se reunieron en las principales ciudades y localidades del Líbano el domingo para exigir el fin de la corrupción y del mandato de la élite política del país. Cada hora, cientos de personas se sumaban en las calles para las movilizaciones contra el gobierno más grandes hasta ahora en los cuatro días de protestas.

    Los manifestantes bailaron y cantaron en las avenidas, con algunos que ondeaban banderas libanesas y coreaban “el pueblo quiere derrocar al régimen”. Por la mañana, jóvenes con bolsas azules limpiaban las calles de la capital Beirut, recogiendo basura que había quedado de las protestas en la víspera.

    Las protestas multitudinarias y espontáneas son las más grandes en el Líbano en cinco años y se han propagado más allá de Beirut. Avivaron el antiguo descontento hacia una clase gobernante que se ha perpetuado en el poder y acumulado riqueza durante décadas, pero que ha hecho poco para arreglar una economía en ruinas y una infraestructura deteriorada.

    El malestar se hizo presente entre la población luego de que el gobierno propuso nuevos impuestos, como parte de unas duras medidas de austeridad en medio de la crisis económica que azota al país de Medio Oriente. Las protestas han atraído a personas de todas las líneas sectarias y religiosas que definen al país.

    “La gente ya no puede tolerarlo”, comentó Nader Fares, manifestante en el centro de Beirut que dijo que no tiene empleo. “No hay buenas escuelas, no hay electricidad y tampoco agua”.

    En el suburbio de Jal el-Dib, en el norte de Beirut, cientos de personas realizaron una protesta ruidosa en la carretera principal que une a la capital con la ciudad norteña de Trípoli. Llenaron un paso elevado con banderas, formando un mar de color rojo y blanco. Al igual que en otros sitios, no había banderas de ningún partido político.

    Claire Abu Rached acudió a las protestas con sus dos hijos, de 10 y 8 años.

    “Ellos (los políticos) han estado robando a la gente durante 30 años”, señaló, refiriéndose al periodo posterior a la guerra civil de 1975 a 1990. “Robaron y robaron y robaron y todavía no tienen suficiente. ¡Estamos aquí para decirles que ya basta!”.

    Los políticos están en una lucha contra reloj para presentar un plan de rescate económico que esperan ayude a calmar al público.

    Next Up: