• Macri ataca el kirchnerismo en debate previo a elecciones

    By: Por DÉBORA REY, Associated Press

    Updated:
    BUENOS AIRES (AP) - El presidente Mauricio Macri se lanzó contra el kirchnerismo con graves acusaciones sobre narcotráfico y corrupción el domingo en el segundo y último debate previo a las elecciones presidenciales de Argentina, en un intento por repuntar de cara a unos comicios a los que no llega como favorito.

    Por su parte, el candidato opositor Alberto Fernández --predilecto en las encuestas para la votación del 27 de octubre-- puso el dedo sobre el aumento de la pobreza, que atribuyó a las políticas de ajuste del mandatario conservador, quien busca la reelección, y aventuró que cuando deje el poder deberá darle explicaciones a la justicia por su gestión.

    A una semana de la elección, Macri adoptó una estrategia mucho más agresiva contra su rival que en el primer debate en torno a temas sensibles como corrupción, narcotráfico y terrorismo, al tiempo que enfatizó sobre los vínculos entre el kirchnerismo, fuerza de centro-izquierda que gobernó Argentina durante 12 años, y el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

    “El kirchnerismo y Alberto Fernández son lo mismo”, abrió Macri desde el atril de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA). “Creo que Alberto Fernández dijo por primera vez esta semana una verdad en toda la campaña: ‘Cristina y yo somos lo mismo’", apuntó en referencia a su compañera de fórmula como vice, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

    Fernández, de 60 años, se consolidó como favorito luego del resultado obtenido en las primarias abiertas y obligatorias del 11 de agosto, en las que fue el más votado, con una diferencia de más de 15 puntos respecto al mandatario. Todas las encuestas publicadas señalan que esa diferencia podría confirmarse e incluyo ampliarse el próximo domingo.

    Tras recibir el apoyo de una multitudinaria manifestación la víspera en el Obelisco de Buenos Aires, Macri dijo que el kirchnerismo “infectó el país de narcotráfico” y que Fernández “cuando fue jefe de gabinete, Argentina importaba 20.000 kilos de efedrina para producir drogas. Con nuestro gobierno, esa cifra bajó a 20 kilos”.

    También le achacó pertenecer a una fuerza política que cuando gobernó buscó encubrir a los responsables del peor atentado terrorista en Argentina. “Nosotros condenamos a Hezbollah. El kirchnerismo quiso ocultar el atentado de la AMIA", mutual judía que fue atacada en 1994 con un saldo de 85 víctimas y cientos de heridos.

    La justicia argentina acusó a ese grupo de ejecutar el atentado y a Irán como autor intelectual.

    Fernández, quien fue jefe de gabinete de ministros durante la presidencia de Néstor Kirchner (2003-2007) y durante el primer año de la exmandataria, respondió que “el consumo de droga ha aumentado, eso quiere decir que el negocio está proliferando. Vamos a tocar el tema con seguridad, con menos marketing”.

    Sin embargo, no respondió sobre el atentado contra AMIA, causa por la cual la expresidenta está acusada de encubrimiento. La justicia sospecha que la firma de un memorando de cooperación judicial entre su gobierno e Irán en 2013 perseguía encubrir a sus responsables. Fernández de Kirchner niega los cargos. El ahora candidato presidencial ya no estaba en el gobierno cuando se suscribió ese pacto.

    El evento también tuvo la participación de los conservadores Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert, el centrista Roberto Lavagna y el izquierdista Nicolás del Caño, todos ellos con una intención de voto muy acotada.

    La corrupción fue otro de los ejes con los que Macri buscó dañar a su adversario, aunque éste también le respondió con la misma piedra.

    “Es difícil creer que usted no vio nada”, le planteó Macri, y enunció varios de los casos más resonantes de corrupción. “Usted que estaba en la oficina de al lado dice que hubo ‘un descuido ético’ de Néstor y Cristina”.

    Exfuncionarios fueron condenados y la propia expresidenta enfrenta un juicio y varias causas por irregularidades durante su gestión.

    “En la obra pública encontramos una matriz de corrupción. Se robaban la plata de las obras. No lo digo yo, lo dicen los jueces... Fernández se quedó gobernando tres años más y se fue sin denunciar nada”, le endilgó.

    Fernández, de 60 años, no eludió el comentario: “No me corran por ese lado, puedo dar clases de decencia”.

    “Cuando tuve diferencias, renuncié y me fui a mi casa. Y desde que me fui nunca un juez me citó a dar explicaciones. No es la suerte del presidente, que cuando deje el gobierno lo esperan más de 100 causas donde está siendo investigado", aventuró el aspirante opositor, quien es profesor de derecho penal en la UBA.

    La justicia investiga al mandatario por la licitación de parques eólicos, la millonaria deuda que mantiene el grupo empresarial Macri con el Estado por la concesión del correo y la firma de un decreto presidencial de 2016 que permitió a la familia de funcionarios, entre ellos la del propio presidente, adherir a un plan de blanqueo de capitales en el exterior.

    “No somos iguales”, retrucó Macri. “Son tantas las diferencias que tenemos, que ellos no aceptan, no creen, no ven que Maduro es un dictador. Eso ya marca una enorme diferencia entre nuestra visión de la democracia y la visión de ellos”, afirmó sobre Venezuela.

    En su cierre, Fernández sostuvo que “este gobierno está haciendo pasar hambre a la gente” y prometió poner a la Argentina “de pie”.

    Esta es la primera elección en las que los candidatos estuvieron obligados a debatir por ley. Si hubiera una segunda vuelta, los dos aspirantes que sigan en carrera deberán debatir nuevamente el 17 de noviembre.

    Para ser elegido presidente se necesita al menos 45% de los votos o 40% y diez o más puntos porcentuales de ventaja sobre el segundo candidato más votado. En caso de que no se cumplan estas condiciones, se celebrará una segunda vuelta entre los dos postulantes con mayor cantidad de votos el 24 de noviembre.

    El nuevo mandatario asumirá el 10 de diciembre.

    Next Up: