• Nuevo parque nacional protege humedales vitales en Argentina

    By: Por LUIS ANDRÉS HENAO, Associated Press

    Updated:
    PARQUE NACIONAL CIERVO DE LOS PANTANOS, Argentina (AP) - A una hora de auto de Buenos Aires, un vasto humedal de pantanos brillantes y lagunas oscuras se extiende hasta el horizonte.

    Una zona poco conocida hasta ahora donde viven cantidades de aves, peces y otros animales, ha pasado a ser un parque nacional en lo que se considera una victoria de los sectores que luchan por preservar el medio ambiente en país que enfrenta una crisis económica y en momentos en que en todo el mundo se reducen los presupuestos para la protección de parques y de la naturaleza.

    Los ecologistas dicen que la creación del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, que abarca dos reservas naturales, aumentará los recursos para proteger más de 5.500 hectáreas en las que no se podrá construir nada y creará un aula al aire libre para los estudiantes de la zona metropolitana de Buenos Aires.

    “Lo importante aquí es la educación ambiental... porque todas las escuelas del gran Buenos Aires, donde viven 14 millones de personas, vendrán aquí”, declaró Jerónimo Valle, el director del parque. “Es importante tener contacto directo con estos ecosistemas para que dejemos de verlos como tierras que no son fértiles y los veamos por lo que son: tierras que debemos preservar”.

    Un grupo de estudiantes que llegaron de las afueras de la capital hicieron un picnic y jugaron un partido de fútbol improvisado en un prado antes de salir a caminar por uno de los senderos del parque.

    Martina Suárez, de 15 años, dijo que el parque es un recordatorio de lo que hay que hacer para evitar que se construya en esa zona.

    “Nos quedaremos sin recursos naturales si seguimos por este camino porque la urbanización está acabando con la flora y la fauna”, comentó. “Si no fuese por esto”, agregó, señalando hacia la frondosa vegetación a su alrededor, “no estaríamos aquí”.

    Ubicado a 70 kilómetros (40 millas) de Buenos Aires, es el parque natural más cercano a la capital argentina. La entrada se encuentra muy cerca de la Ruta Panamericana y un tren pasa por allí. El sonido de autos y trenes es borrado prácticamente por el canto de los pájaros.

    “Recién escuchamos un chajá”, expresó el guarda forestal Agustín Mezzabotta durante un reciente recorrido a pie tras cruzar un largo puente de madera sobre pantanos para llegar a una laguna.

    “Este es un espacio donde la gente puede entrar en contacto con la naturaleza, emplear sus cinco sentidos, observar, oler el césped, escuchar los pájaros...”, manifestó.

    Los visitantes no quedarán azorados ante los glaciares monumentales, las cataratas o los grandes animales que hay en otros parques de Argentina. Pero los humedales son lugares ideales para observar las aves y los visitantes pueden ver gatos monteses y zorros, entre otros animales.

    El parque lleva el nombre de una variedad de ciervos que habitan los pantanos, una especie vulnerable que se ve en pocos sitios de Sudamérica y que es conocida por sus pezuñas palmeadas que les permiten cruzar sin problemas pantanos donde otros animales se hunden.

    “Considero que es muy importante que la gente visite estos sitios donde hay especies en peligro porque tendemos a pensar que ‘todo esto se da lejos de aquí, uno no lo va a ver nunca’”, expresó Clinton Jenkins, profesor del Instituto de Investigación Ecológica de Sao Paulo. “Es importante tener parques accesibles al público, como este de Argentina, que espero sea muy visitado”.

    __

    El videoperiodista de la Associated Press Paul Byrne colaboró en este despacho.

    Next Up: