• Pochettino más cerca de un título y no solo elogios

    By: Por ROB HARRIS

    Updated:
    MANCHESTER, Inglaterra (AP) - Al entrar al vestuario de Tottenham, con sus jugadores abrazándose tras un loco partido, un eufórico Mauricio Pochettino se volteó hacia el pizarrón táctico.

    Y le dio un puñetazo con la mano derecho.

    Ninguna estrategia hubiera preparado a Tottenham para lo visto en las dos horas previas en la cancha del Manchester City.

    Luego de frenesí de un partido de siete goles, en el que Tottenham y el City transitaron entre la agonía y el placer mediante la intervención del videoarbitaje, Pochettino condujo a Tottenham en su primera final de la Copa de Europa en 57 años.

    El seguir adelante en la Liga de Campeones se logró a expensas del segundo plantel más caro del fútbol. Tottenham fue el verdugo, pese a que lleva un año sin hacer fichajes y varios jugadores clave en la enfermería.

    La derrota por 4-3 el miércoles en el estadio Etihad catapultó a los Spurs mediante el criterio de goles de visitante al quedar empatados 4-4 en el global. También gracias al VAR, que desestimó el quinto gol del City en los descuentos - cuando los dueños de casa ya celebraban - por una posición adelantada de Sergio Agüero antes de habilitar a Raheem Sterling.

    "Aún no me lo creo”, dijo Pochettino el jueves. “Estamos viviendo un sueño, estamos en una burbuja”.

    Pura satisfacción para el ex internacional argentino que ha acaparado múltiples elogios pero nunca ha alzado un trofeo importante como técnico.

    Atrapar el título del torneo de clubes más importantes del mundo no estaría mal para Pochettino tras eliminar al equipo de Pep Guardiola, dos veces campeón del certamen.

    Si apea a Ajax en una eliminatoria a ida y vuelta, Tottenham disputará una final de la Champions por primera vez en su historia el 1 de junio en Madrid.

    Al igual que Zinedine Zidane con el Real Madrid en 2016, el primer gran trofeo alzado por Pochettino podría ser la Copa de Europa pero con un equipo que no está acostumbrado a la gloria.

    El último título del club del norte de Londres se remonta a 11 años cuando conquistó la Copa de la Liga, una competición reconocida por ser escenario de jugadores de segundo nivel.

    Habría que irse a 1991 para encontrar un auténtico momento triunfal cuando un Tottenham con Gary Lineker en la delantera se proclamó campeón de la Copa FA.

    También reinó en el continente en torneos que desaparecieron: la Recopa de Europa en 1963 y la Copa UEFA en 1972 y 1984.

    Pero Tottenham solo se ha coronado campeón inglés en dos oportunidades, la última en 1961. Ello le aseguró participar en la Copa de Europa de la temporada posterior, cuando el torneo era disputado solamente con los campeones domésticos y Tottenham accedió a las semis.

    Las aspiraciones de los Spurs por el cetro de la Liga Premier se disiparon al inicio del año, en el punto medio de la temporada. El equipo no hizo nada en el mercado de invierno.

    El libro de pases de enero dejó a Tottenham como el primer club de la Premier en no fichar a un jugador durante una temporada completa.

    "No te puedes quejar cuando tomas algunas decisiones o no puedes hacer lo que otros hacen”, dijo Pochettino al reflexionar por el gasto infinito del City.

    Ese fue el sacrificio hecho por construir un estadio que costó 1.300 millones de dólares, al cual Tottenham se mudó el mes pasado.

    Fue por eso que Tottenham viajó al City, persignándose a los goles de Son Heung-min tras volver a perder por lesión a Harry Kane, su máximo anotador, en la ida. Fue por ello, con Harry Winks y Eric Dier descartados por lesiones, y Mousa Dembele vendido en enero, que Fernando Llorente emergió del banquillo cuando el centrocampista Moussa Sissoko se retiró lesionado durante el primer tiempo el miércoles.

    Con Son suspendido para la ida ante Ajax, tras ser amonestado por una falta sobre Kevin De Bruyne, Pochettino no tendrá otro remedio que apelar al atacante español de 34 años.

    “Estoy triste, pero soy optimista”, dijo Son, autor del gol en el primer partido ante el City y de otro dos en los primeros minutos en la vuelta, cuando ambos equipos firmaron dos goles cada uno. “Creo que mis compañeros no me van echar de menos, lo harán mejor”.

    Demasiada modestia al considerar que Son lleva 20 goles en una temporada en la que ha tenido que desligarse dos veces por compromisos con Corea del Sur.

    Tottenham lucha a brazo partido para asegurar quedar entre los cuatro primeros en la Premier y clasificarse a la Champions por cuarta temporada seguido bajo la batuta de Pochettino. No será fácil, con el equipo ubicado en la tercera plaza, apenas un punto por delante de sus vecinos londinenses Arsenal y Chelsea, con cinco fechas por delante.

    Todo comenzará - ¿dónde más? - con una visita inmediata al City el sábado.

    “Hay que mantenerse humildes, porque nadie se esperaba vencer al City”, reflexionó Pochettino. “Puede darnos una enorme dosis de confianza, pero si no eres lo suficientemente astuto para asimilarlo, quizás cometas un error”.

    Next Up: