• Policía salvadoreña busca controlar territorios de pandillas

    By: Por MARCOS ALEMÁN, Associated Press

    Updated:
    SAN SALVADOR (AP) - Fuerzas combinadas de la policía y del ejército salvadoreño iniciaron el jueves el despliegue en las zonas comerciales del centro histórico de la capital y de otros 11 municipios del interior del país afectados por la presencia y extorsión de las pandillas.

    El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas, dijo que con la medida se busca “golpear fuertemente las finanzas de los grupos terroristas”, en alusión a esas bandas y a los ingresos que obtienen mediante las extorsiones.

    “Estamos completamente seguros de que si golpeamos sus fuentes de financiamiento debilitaremos a estos grupos terroristas ya que se verían en la dificultad de darle mantenimiento a sus estructuras”, subrayó.

    El despliegue es parte del plan de seguridad del presidente Nayib Bukele con el que se busca atacar directamente las finanzas de las pandillas, ir tras sus activos y sus financistas, así como cortar las comunicaciones en las cárceles, dotar de equipos y garantizar los suministros para que puedan operar los policías y soldados.

    Bukele asegura que están interviniendo los municipios donde se cometen más delitos, porque el financiamiento de las pandillas en un 80% viene de la extorsión.

    “Es una medida interesante porque las extorsiones son uno de los principales problemas que tiene el país, de los grilletes que tiene la economía y lo que más golpea a las empresas”, dijo a periodistas Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

    El despliegue de las fuerzas de seguridad tiene lugar en San Salvador, en las capitales de las provincias de San Miguel, Santa Ana y Santa Tecla, así como también en los municipios de Mejicanos, Soyapango, Ciudad Delgado, Colón, Ilopango, Apopa, Ayutuxtepeque y San Martín.

    En el pasado cientos de policías y militares entraban a las comunidades para controlar los territorios de las pandillas, pero horas o días después salían y todo regresaba a su estado normal. El jefe de la policía, Mauricio Arriaza, prometió que ahora “venimos a quedarnos y venimos con un solo enfoque: lograr el control territorial”.

    “Es un buen paso, el presidente Bukele está respondiendo de manera contundente al clamor popular de que se recuperen los territorios que están bajo la influencia y control de las estructuras del crimen organizado y las pandillas”, dijo a AP el criminólogo y especialista en temas de pandillas, Ricardo Sosa.

    En el centro histórico de San Salvador, donde se registra el mayor flujo comercial de la capital, las pandillas Mara Salvatrucha (MS 13) y Barrio 18, las dos más grandes del país, mantienen amedrentados a los comerciantes que se ven obligados a pagar “renta” para poder trabajar en la zona.

    “La policía lo sabe, todos lo saben, aquí si no les pagamos no trabajamos y si nos ponemos, nos matan. Si hasta se han dividido el territorio”, dijo a AP, Juan, un hombre de unos 50 años, que pidió que se protegiera su identidad por el temor a represalias de las pandillas.

    “Qué bueno que metan a la policía, yo paso todos los días por el centro (histórico) y así nos vamos a sentir más seguros”, agregó Teresa Escamilla, un ama de casa.

    Next Up: