Tras perder a su hermano a manos de la policía, boxeador halla fuerza en su origen

El triunfo de la fuerza interior sobre desafíos aparentemente insuperables

Tras perder a su hermano a manos de la policía, boxeador halla fuerza en su origen

Un club de boxeo no es el lugar en que la mayoría de la gente esperaría ver a una niña de 8 años empuñando unos guantes de boxeo del tamaño de su propia cabeza.

“¿Estás lista?”, le pregunta su entrenador. Ella asiente y su entrenador le pregunta: “¿Estás segura?” Ella asiente de nuevo. “Muy bien, entonces adelante” y así comienza su lección de boxeo.

Content Continues Below

Su entrenador, Willie Ferrell, usa su club como parte del legado que dejó su hermano, Jonathan Ferrell.

“Le quitaron la vida a Jonathan a los 24 años. Todos los días que vivo, vivo por él y por nosotros”, dijo Willie. “Mucha gente dice, ‘tienes que superar eso’, pero es mi hermano. Sé que si todavía estuviera vivo, disfrutaría de las cosas más sencillas y eso es lo que trato de hacer todos los días”.

El 14 de septiembre de 2013, Jonathan Ferrell estuvo involucrado en un accidente auto. Caminó hasta una casa cercana para pedir ayuda. Eran alrededor de las 2:30 a.m. Una mujer que vivía ahí se alarmó y llamó a la policía.

Poco después llegaron los agentes del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg. El oficial Randall “Wes” Kerrick disparó 12 rondas a Jonathan y lo impactó 10 veces. Se dispararon ocho rondas mientras Ferrell estaba en el suelo.

Esa noche, Jonathan tomó su último aliento y la vida de Willie cambió en un instante.

Durante casi dos años, la familia Ferrell esperó cuál sería la decisión final sobre la sentencia de Kerrick. Enfrentaba un cargo de homicidio voluntario y la familia acudió a la corte todos los días del juicio. Cuando el juez declaró nulo el juicio, los Ferrell hicieron un llamado a la paz.

“El viaje en el que estoy es un viaje difícil, pero es como una competencia”, dijo Willie. “Una vez que has pasado por las peores experiencias por las que puedes pasar, eso te ayuda a prepararte para la próxima competencia”.

La muerte de Jonathan influyó mucho en la vida de Willie y continúa haciéndolo. Ahora él usa esa experiencia para ayudar a aquellos que lo rodean, especialmente los niños.

El Willie Ferrell Boxing Club no es solo un negocio de entrenamiento para adultos, también ofrece un espacio de reunión para niños de familias de bajos ingresos.

“Alrededor de 40 niños por semana vienen al club porque no pueden pagar las tarifas de gimnasio regular. Aquí trato de enseñarles habilidades para salir adelante en la vida”, dijo. “Cuando vienen, tienen que hacer algunas tareas. Por ejemplo, el alquiler de ese mes será recoger basura en el vecindario para mejorar la ciudad, para que entiendan que ellos pueden hacer que mejoren las cosas”.

Los efectos de la pérdida de Jonathan intensificaron en 2017 y 2018. Willie dijo que la mejor manera de hacer frente a esto era ayudando a los demás.

Un amigo le recomendó un voluntario en DISC Village, un centro comunitario que brinda ayuda infantil, servicios de salud mental, asesoría para casos de justicia penal y ayuda con el abuso de sustancias, entre otros.

“Ese lugar realmente me ayudó porque conocí a muchos jóvenes que han pasado por situaciones difíciles en la vida”, dijo Willie. “Creo que aprendí mucho más de ellos que ellos de mí. Estaba deprimido, pero aprendí a ver la vida de una nueva manera y a disfrutar de los pequeños éxitos”.

En agosto de 2014, Willie lanzó Sankofa Promotions. Sankofa es un símbolo metafórico utilizado por el pueblo Akan de Ghana, generalmente representado como un pájaro con la cabeza vuelta hacia atrás tomando un huevo de su espalda.

El símbolo de Willie expresa la importancia de retomar la sabiduría del pasado y usarla en el presente para progresar de forma positiva.

Jonathan se tatuó la imagen.

“Muchos niños afroamericanos, y la gente en general, no entienden sus raíces ni de dónde vienen”, dijo Willie.

“Estoy conociendo el pasado para recupera lo que perdimos y así poder seguir adelante”.

La historia de Willie Ferrell trata sobre el triunfo de su fuerza interior sobre unos desafíos aparentemente insuperables. Él comparte su sabiduría, amor y amabilidad con cada niño que ingresa a su gimnasio.

Sin importar lo que le depare el 2021, no hay duda de que Willie vivirá comprometido con hacer de su comunidad un lugar mejor, donde sea que esté.

El siguiente niño entra al gimnasio. Se amarran los guantes y comienza el entrenamiento.

“Los jóvenes son nuestro futuro”, dijo Willie. “No se trata de dónde comienzas, sino en dónde terminas”.

Si tiene una historia inspiradora para compartir, envíe un correo electrónico a Kevin Campbell, gerente de asuntos públicos para los canales WSOC-TV / WAXN-TV / Telemundo Charlotte, a Kevin.Campbell@wsoctv.com.