• Policía de Hong Kong comienza a retirar a manifestantes

    By: Por CHRISTOPHER BODEEN y ELAINE KURTENBACH, Associated Press

    Updated:
    HONG KONG (AP) - Los ciudadanos de Hong Kong marcharon durante horas el domingo en una protesta multitudinaria, tras la cual la jefa del Ejecutivo se disculpó por la forma en que manejó una ley que ha generado temores de que Beijing incremente su control sobre la antigua colonia británica.

    Casi 2 millones de los 7 millones de habitantes de la ciudad salieron a protestar, según cálculos de los organizadores. La policía contó 338.000 personas en la ruta designada de la marcha durante su “punto más álgido”.

    Se cree que hace una semana, un millón de personas se reunieron para expresar su preocupación sobre las relaciones de Hong Kong con China continental en una de las pruebas más difíciles para el estatus especial del territorio desde que Beijing asumió el control en 1997.

    A primeras horas del lunes, la policía anunció su intención de retirar a los manifestantes de las calles. Poco después, las autoridades desplegaron a varios agentes en formación y se enfrentaron con cientos de personas en el centro de Hong Kong. La policía pidió cooperación para despejar las calles. Pero los inconformes respondieron con cánticos e incluso algunas personas se arrodillaron frente a los agentes.

    Las multitudes se habían reunido por la noche frente a la estación de policía y la oficina de la líder del Ejecutivo, Carrie Lam. El sábado, Lam cesó en su esfuerzo por obtener la aprobación de la medida, que habría permitido el envío de algunos sospechosos para ser juzgados en China.

    Esa decisión no logró satisfacer a los residentes de Hong Kong, quienes están molestos por el plan y lo perciben como uno de varios pasos para socavar las libertades y la autonomía legal de Hong Kong. A los detractores les preocupa que la ley pudiera utilizarse para enviar a los sospechosos de cometer delitos a China, donde podrían enfrentar cargos políticos ambiguos, posibles torturas y juicios injustos.

    Los manifestantes también están molestos por el uso de la fuerza policial para restaurar la paz durante una protesta el miércoles.

    Las consignas de los inconformes frente a las instalaciones de la policía aumentaron de tono periódicamente hasta retumbar por las estrechas calles de la zona roja de Wan Chai.

    Grupos de menor tamaño gritaron consignas frente a la oficina de Lam.

    En un comunicado emitido el domingo por la noche, Lam mencionó las manifestaciones y dijo que el gobierno “comprende que esos puntos de vista han sido emitidos por amor y cuidado hacia Hong Kong”.

    “La jefa del Ejecutivo se disculpa ante el pueblo de Hong Kong por esto y se compromete a adoptar una actitud de lo más sincera y humilde para aceptar las críticas y hacer mejoras en el servicio al público”, señaló.

    No es suficiente, indicaron los activistas prodemocracia.

    “¡Es un insulto total y un engaño para las personas que salieron a las calles!”, indicó el Frente Civil por los Derechos Humanos en un comunicado.

    Los manifestantes quieren que Lam deseche el proyecto de extradición, el cual cuenta con el respaldo de la cúpula comunista en Beijing, y que renuncie.

    La multitud ocupó por completo una importante vía y acalles aledañas paralelas al puerto de Victoria, ante la mirada de turistas y compradores que impulsan la economía del centro financiero asiático.

    Algunos manifestantes se mostraron escépticos a que la posible renuncia de Lam sea de ayuda.

    “En realidad no importa, porque su sucesor sería igual de malvado”, dijo Kayley Fung, de 27 años.

    Al final de la protesta, cientos de personas se sentaron agotadas alrededor de oficinas del gobierno. Algunas cantaban y otras escuchaban discursos. Otras simplemente necesitaban un descanso.

    ___

    La periodista de The Associated Press Tassanee Vejpongsa contribuyó a este despacho.

    Next Up: