NC supera los 1,000 casos de hepatitis A vinculados a brote nacional

RALEIGH, Carolina del Norte — El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte anunció el martes que el estado ha superado los 1,000 casos reportados de hepatitis A asociados con un brote nacional que comenzó en abril de 2017.

Según funcionarios del estado, el 63% de los casos ha requerido hospitalización y han fallecido 16 personas.

Desde 2017, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han recibido más de 41,000 reportes sobre hepatitis A vinculados a un brote nacional con tasas de hospitalización y muerte más altas de lo esperado.

Carolina del Norte ha estado rastreando este brote desde abril de 2018 y los casos reportados han aumentado significativamente desde agosto de 2020.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte y los departamentos de salud locales están coordinando programas de información, investigando casos, realizado rastreo de contactos, y ofreciendo la vacuna contra la hepatitis A a las personas en riesgo.

Desde el 1 de enero de 2021, se reportaron 495 casos de hepatitis A asociados con brotes, lo que indica un marcado aumento en la transmisión. De esos casos, los funcionarios de salud dijeron que el 13% también está infectado con hepatitis B y el 48% con hepatitis C.

Debido a que la hepatitis A causa inflamación del hígado, las personas con otras formas de hepatitis viral o cualquier persona con una enfermedad hepática subyacente corren el riesgo de sufrir una enfermedad más grave si se infectan.

El 28 de julio es el Día Mundial contra la Hepatitis. Es una oportunidad para concientizar y fomentar la salud y la seguridad de las personas en riesgo de contraer hepatitis viral y que viven con ella. Los funcionarios de salud les recuerdan a los habitantes de Carolina del Norte que existe una vacuna segura y eficaz para prevenir la hepatitis A.

La vacuna contra la hepatitis A está disponible de forma gratuita en todos los departamentos de salud locales para las personas de los grupos de alto riesgo en este brote, incluidas las personas que consumen drogas, las personas sin hogar o viviendas inestables y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

La hepatitis A es una infección hepática contagiosa, pero prevenible mediante vacunación, que puede variar desde una enfermedad leve que dura unas pocas semanas hasta una enfermedad grave que dura varios meses. Por lo general, se transmite a través de alimentos o agua que han sido contaminados con cantidades pequeñas e indetectables de heces de una persona contagiosa. Las personas que consumen drogas, las personas sin hogar y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres corren el mayor riesgo de infección durante el brote actual.

Los síntomas de la hepatitis A incluyen fiebre, fatiga, náuseas, pérdida de apetito y dolor de estómago. También puede ocurrir ictericia (coloración amarillenta de la piel y/o los ojos), orina de color oscuro y deposiciones de color arcilla. Estos síntomas aparecen entre 15 y 50 días (promedio de 28 días) después de la infección con el virus.

Los niños pequeños pueden infectarse sin síntomas aparentes.

El NCDHHS aconseja a cualquier persona con síntomas de hepatitis A que se comunique con su proveedor de atención médica o con su departamento de salud local para hacerse la prueba y recibir asistencia médica. Cualquiera que presente estos síntomas debe abstenerse de preparar comida para otras personas. Los pacientes pueden transmitir el virus a otras personas en las dos semanas anteriores y una semana después de la aparición de la ictericia.

Las personas con enfermedades médicas subyacentes graves, como la hepatitis A, también pueden tener un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por COVID-19. Para encontrar un proveedor de vacunas cerca de usted, visite MySpot.nc.gov